Follow by Email, recibe cada entrada por correo

lunes, 25 de junio de 2012

2012: ODISEA EN EL REGISTRO PRINCIPAL DE MIRANDA



Hola a todos,

   En esta nueva entrada comenzaré a relatar las aventuras y travesías burocráticas que hay que seguir para apostillar el Acta de Matrimonio venezolana. Hay que hacer muchas colas y pasar muchas rabietas ante los funcionarios públicos, pues siempre falta un papel o no fuiste el día que te tocaba. Pero bueno, hay que seguir adelante con la cabeza en alto y, sobre todo, llenarse de paciencia, porque en nuestro caso este año antes de irnos a España será el año de hacer colas y colas…

   Luego del cambio de estado civil, comenzamos a hacer los trámites para apostillar el acta de matrimonio. Pero antes de poder apostillarla, el documento debe pasa por otros entes para que se autentique y legalice la firma del funcionario que firmó el documento. En el caso de la partida de matrimonio, emitida por un registro civil, se debe llevar primero al Registro Principal del estado correspondiente. En nuestro caso, como nos casamos en el municipio Sucre de la capital, tuvimos que llevar el acta al Registro Principal de Miranda. Este registro está ubicado en Los Teques, en el Centro Comercial La Ponderosa, Pisos 3 y 4, Sector El Tambor.

ADVERTENCIA: antes de ir a este Registro Principal llénense de paciencia y respiren profundo, tómenlo con calma. Hay otros Registros peores, así que piensen: “puede ser peor”.

   Nos aventuramos de irnos en metro, nos bajamos en Plaza Venezuela para tomar la Línea 2 hasta Las Adjuntas y de ahí tomar el tren hasta Los Teques. Una vez en Los Teques, tomamos una camioneta que va al Registro Principal y nos dejó en todo el frente. Llegamos al Registro Principal a eso de las 7am y comenzamos a hacer la cola en el pasillo. A las 8am abrieron el Registro y entramos para que nos atendieran, siguiendo el orden en la cola. Hay que llevar el acta de matrimonio original y en buen estado (sin doblarla), original y copia de la cédula del que va a hacer el trámite y el dinero en efectivo para hacer el pago del impuesto. Sinceramente en estos momentos no me acuerdo del monto exacto que tuvimos que pagar, pero sí recuerdo que oscilaba entre los Bs 200 y Bs 300. De todas formas, este monto cambia cada año al aumentar la Unidad Tributaria, así que lleven suficiente efectivo.

   Una vez dentro del Registro Principal, hay que hacer varias colas. La primera cola es en el Departamento de Legalizaciones. Ahí una funcionaria nos revisó el documento y se cercioró de que todo estuviera en orden. Luego ella misma nos entregó una planilla que primero debíamos fotocopiar y posteriormente llenar (solo una de las hojas); convenientemente debajo del Registro hay una fotocopiadora. Luego volvimos a subir y llevamos la planilla llenada más la fotocopia que sacamos sin llenar. Esta misma funcionaria nos explicó que la idea de fotocopiar esa planilla sin llenar era para reponer el material que ellos gastaban. Luego fuimos a la Caja y ahí otro funcionario nos selló la planilla que acabábamos de llenar y nos instruyó para que fotocopiáramos la planilla recién llenada y firmada (dos copias), luego comprar los timbres fiscales e ir al banco para hacer el depósito correspondiente al impuesto.

   Lamentablemente en las cercanías del Registro Principal de Miranda no hay bancos cercanos, por lo que tuvimos que tomar un taxi hasta el banco más cercano, el cual estaba ubicado en el Hospital Vitorino Santaella. Luego nos comentaron que en la estación del Metro Alí Primera en Los Teques también hay otro banco autorizado para estos depósitos. Menos mal que el taxista se ofreció para esperarnos mientras hacíamos el depósito. Llevamos las dos copias de la planilla junto con el dinero y el cajero del banco nos devolvió una de las planillas sellada. Volvimos al Registro y tuvimos que fotocopiar esta planilla ya sellada por el banco, para finalmente entregar una de estas copias en la Caja y nos dieran un comprobante, con el cual recogeríamos el Acta de Matrimonio al tercer día hábil. En total, ya para las 9am teníamos el trámite hecho.

   Volvimos al tercer día hábil a las 11:30am y comenzamos a hacer la cola para recoger el papel listo. A las 12 en punto comenzaron a atender recogiendo los comprobantes y entregándole a cada persona su papel ya legalizado. Esta vez nos llevamos el carro y estacionamos afuera del Registro. Había un “parquero” improvisado que cuidaba los carros a cambio de una “colaboración”, ergo propina.

   Es importante destacar que para ir a llevar el acta de matrimonio (o el papel que deseen legalizar en el Registro Principal de Miranda) hay que llegar antes de las 11am para que los atiendan. Y para recoger el papel ya listo, hay que ir a partir del mediodía hasta las 4m aproximadamente. Recomiendo no llegar justo antes de las 4pm, ya que como en toda oficina pública, los empleados a veces se van antes de que finalice el horario. Otro aspecto importante es que en este Registro no hay restricción en cuanto al día en que uno puede ir, se puede ir cualquier día entre lunes y viernes.

   Después de llevar el Acta de Matrimonio ante el Registro Principal de Miranda, hay que llevarla al Ministerio de Interior y Justicia para otra legalización. En la próxima entrada explicaré este proceso.

¡Hasta entonces!

miércoles, 20 de junio de 2012

CAMBIO DE ESTADO CIVIL


   Pues sí, nos casamos y nos convertimos Pedro y yo en familia y con eso llegó la hora de comenzar los trámites en el consulado español. Comenzamos con hacer el cambio de estado civil en el Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería o SAIME.

   Sinceramente no sé si este trámite es absolutamente necesario para introducir los papeles en el consulado español, pero consideramos que era importante tener nuestras cédulas de casados. 

   Fuimos a un operativo de cedulación que hacen en el Parque del Este todas las mañanas. Llegamos aproximadamente a las 6 am y comenzamos a hacer la cola. Aproximadamente a las 8:30 am comenzaron a atender y ahí nos dijeron que NO se hacen cambios de estado civil en operativos, que teníamos que ir a una oficina del SAIME. Noooooooooo puede ser, hicimos esa cola para nada. Pero bueno, como ya estábamos ahí y éramos casi que los primeros en la cola, decidimos sacarnos unas cédulas, no importa que dijeran “Soltero”,  para tener de reserva, por si acaso, o para no sentir que perdimos el tiempo.

   Como salimos temprano del operativo, decidimos ir a una oficina de SAIME de una vez. Fuimos a la oficina ubicada en Los Ruices. A primera vista la oficina se veía con muy poca gente y pensamos que íbamos a salir del trámite rápido. Pues no, nos tardamos 3 horas en hacerlo. ¿Por qué?:
1)      Primero hay que hacer una cola para que un funcionario te revise los recaudos. Los recaudos son: Original y copia del acta de matrimonio (si van los dos cónyuges hay que llevar dos copias) y original y copia de cédula de cada cónyuge.
2)      Luego hay que hacer otra cola para que te tomen los datos, te tomen la foto y firma.
3)      Finalmente hay que hacer otra cola para que otro funcionario te dé el comprobante para retirar la cédula entre 3 y 5 días hábiles después. Para nuestra sorpresa, este funcionario se queda con tu cédula original y ellos pretenden dejarte sin cédula por todos esos días. No lo podíamos creer, así que pensamos: “¡¡¡menos mal que nos sacamos esas cédulas de respaldo en el operativo!!!” 

   Cabe destacar que yo decidí no cambiarme el nombre. Ahora las leyes venezolanas no obligan a la mujer a cambiarse el nombre al casarse.
   La siguiente semana fuimos con el comprobante a buscar nuestras cedulas de casados y qué emoción tenerlas en la mano.
   En la próxima entrada comenzaré a explicar los pasos a seguir para apostillar el Acta de Matrimonio venezolana.

¡Hasta ese entonces!

martes, 19 de junio de 2012

PRIMEROS PASOS: CONSULTA CON EL ABOGADO


   Como dije en la entrada anterior, mi esposo (en ese entonces novio) y yo tomamos la decisión de emigrar a España. ¿Por qué España? Él tiene pasaporte español. A simple vista se ve muy fácil emigrar a España teniendo pasaporte español y ser cónyuge de español. Sin embargo, nos pusimos a buscar en Internet información al respecto y no encontramos nada en concreto. Las páginas oficiales del gobierno español no dejan nada claro y en los foros de inmigración a España había mucha información valiosa pero muchas veces estaba desactualizada o no correspondía a nuestro caso en particular. Por ende, fuimos a preguntar al consulado español al respecto pero la persona encargada de dar información en el consulado es algo difícil de tratar y no nos ayudó mucho (en entradas futuras daré tips de cómo hablar con esta persona y no morir en el intento).
   Luego de este intento fallido, decidimos consultar con un abogado que se describía a sí mismo como experto en inmigración a España. Supimos de este abogado por unos panfletos que reparten unas muchachas afuera del consulado español en Caracas todas las mañanas.
 (OJO: no estoy queriendo decir que el consulado publicite a este y a los otros abogados que se promocionan afuera del consulado, sino que hay unas muchachas que aprovechan el hecho de que hay gente afuera esperando entrar al consulado y entregan dichos panfletos, no tiene ninguna relación con el consulado, ni el consulado recomienda a estos abogados).

Una vez concertada la cita en su despacho, nos dirigimos a aclarar todas las dudas que teníamos:
P. ¿Cuál es el primero paso que debemos tomar para inmigrar a España? Mi novio Pedro tiene pasaporte español, yo no.
R. Tienen que casarse.
P. ¿Y luego?
R. Luego tienen que registrar su matrimonio en el Registro Civil del Consulado General de España en Caracas. Para ello tienen que apostillar su acta de matrimonio venezolana y llevarla junto a otros recaudos a dicho Registro. Luego de aproximadamente 2 meses y medio recibirán una Certificación Literal de Matrimonio española y el Libro de Familia.
P.  ¿Y después?
R. Luego ella por no ser española tiene que pedir una visa de reunificación familiar (esta parte de la reunificación familiar no es totalmente cierta, en otra entrada les explico por qué). Y con estos pasos podrán entrar a España y vivir allí sin problema. Además, deben llevar todos sus documentos académicos, tanto de bachillerato como de la universidad, apostillados para revalidarlos en el Ministerio de Educación de España y les den sus respectivos títulos académicos españoles.
P. ¿Es absolutamente necesario revalidar?
R. Sí, porque si no revalidas el título de bachiller o el universitario te pagarán como obrero (aquí también hay otro detalle que luego explicaré).
P. Entonces, ¿nos pudiéramos ir este mismo año?
R. Sí, pero tienen que casarse YA.

   En resumidas cuentas esa fue la entrevista con el abogado. Nos aclaró muchas dudas y nos emocionó mucho pensar que nuestra meta era muy factible y que se podía lograr en un corto-mediano plazo, por lo que tomamos la decisión de casarnos. Cabe destacar que no nos casamos por obligación o conveniencia, simplemente adelantamos algo que en un futuro cercano ya iba a ocurrir.

   Luego dimos la noticia a nuestras familias, o mejor dicho las noticias: nos casamos y nos vamos. Todos tomaron el anuncio con sorpresa, alegría y tristeza a la vez, pero lo importante es que nos apoyaron en nuestra decisión y hasta ahora el apoyo ha sido incondicional.

   En la próxima entrada comenzaré a hablar sobre los trámites a seguir para registrar el matrimonio en el consulado español. 


¡Hasta entonces! 

sábado, 16 de junio de 2012

NACIMIENTO DE UNA IDEA


   Entre finales del año pasado y principios de este año, a mi esposo (mi novio en ese entonces) y a mí nos empezó a tentar la idea de emigrar de Venezuela. Razones hay muchas: robos, secuestros, impunidad, control de cambio, falta de garantías jurídicas, expropiaciones, escasez de alimentos y medicinas, constantes apagones, etc. etc… No voy a indagar mucho en las razones, ya que no quiero caer en polémicas tipo “Caracas Ciudad de Despedidas”. Sé que mucha gente nos criticará por irnos, pero igual la decisión está tomada y yo respeto y admiro tanto a los que se van, como a los que se quedan.

   Por fortuna, mi esposo tiene pasaporte español y poder quedarnos legalmente en España es una gran ventaja para nosotros. Esta ventaja la apreciamos muchísimo, ya que otros compatriotas han emigrado a otros países utilizando las visas de estudiantes con el fin de quedarse en dichos países de forma definitiva, esquivando un sinfín de obstáculos e invirtiendo mucho dinero pagando postgrados.


   En fin, tomamos la decisión y comenzamos a averiguar los pasos legales a seguir. Lo primero que hicimos fue hablar con un abogado experto en migración a España. La información que nos ofreció en principio nos orientó en algo y nos llevó a aceptar en definitiva la idea de irnos a España. Luego de ir dando los pasos respectivos para nuestra meta, nos dimos cuenta de que parte de la información que nos dio el abogado estaba errada. Además, buscando en páginas oficiales de los ministerios españoles nos dimos cuenta de que la información era escasa, confusa y a veces contradictoria. Prácticamente hemos ido adivinando los pasos a seguir, preguntando aquí y allá, y buscando en blogs y foros de migración. Por ende, he decidido abrir mi propio blog y contar mi historia y experiencia para de esta manera ayudar a aquellos que quieran tomar este mismo camino.


   Sé que España está pasando por una etapa de crisis económica, con desempleo e incertidumbre, pero desde el año en que nací, aquel 1983 en el que se produjo el Viernes Negro, mi país Venezuela ha ido en picada con hiperinflación, controles de cambio, devaluaciones del Bolívar, dificultad para las inversiones. El punto es que prácticamente tengo un postgrado en “Vivir en tiempos de crisis: cómo sobrevivir con bajos sueldos y precios altísimos”, así que la crisis no es nada nuevo para mí. Así que mi esposo y yo participaremos en este éxodo, en esta Ola migratoria en reversa, saldremos de un país que tradicionalmente en el siglo XX fue receptor de inmigrantes españoles, italianos, portugueses, entre muchos otros, para ser un país emisor de emigrantes.
   Posiblemente sea el peor error de mi vida, pero no quiero quedarme aquí pensando ¿Qué tal si…? ¿Cómo nos hubiera ido si…? Qué pudo haber pasado si…?