Follow by Email, recibe cada entrada por correo

sábado, 16 de junio de 2012

NACIMIENTO DE UNA IDEA


   Entre finales del año pasado y principios de este año, a mi esposo (mi novio en ese entonces) y a mí nos empezó a tentar la idea de emigrar de Venezuela. Razones hay muchas: robos, secuestros, impunidad, control de cambio, falta de garantías jurídicas, expropiaciones, escasez de alimentos y medicinas, constantes apagones, etc. etc… No voy a indagar mucho en las razones, ya que no quiero caer en polémicas tipo “Caracas Ciudad de Despedidas”. Sé que mucha gente nos criticará por irnos, pero igual la decisión está tomada y yo respeto y admiro tanto a los que se van, como a los que se quedan.

   Por fortuna, mi esposo tiene pasaporte español y poder quedarnos legalmente en España es una gran ventaja para nosotros. Esta ventaja la apreciamos muchísimo, ya que otros compatriotas han emigrado a otros países utilizando las visas de estudiantes con el fin de quedarse en dichos países de forma definitiva, esquivando un sinfín de obstáculos e invirtiendo mucho dinero pagando postgrados.


   En fin, tomamos la decisión y comenzamos a averiguar los pasos legales a seguir. Lo primero que hicimos fue hablar con un abogado experto en migración a España. La información que nos ofreció en principio nos orientó en algo y nos llevó a aceptar en definitiva la idea de irnos a España. Luego de ir dando los pasos respectivos para nuestra meta, nos dimos cuenta de que parte de la información que nos dio el abogado estaba errada. Además, buscando en páginas oficiales de los ministerios españoles nos dimos cuenta de que la información era escasa, confusa y a veces contradictoria. Prácticamente hemos ido adivinando los pasos a seguir, preguntando aquí y allá, y buscando en blogs y foros de migración. Por ende, he decidido abrir mi propio blog y contar mi historia y experiencia para de esta manera ayudar a aquellos que quieran tomar este mismo camino.


   Sé que España está pasando por una etapa de crisis económica, con desempleo e incertidumbre, pero desde el año en que nací, aquel 1983 en el que se produjo el Viernes Negro, mi país Venezuela ha ido en picada con hiperinflación, controles de cambio, devaluaciones del Bolívar, dificultad para las inversiones. El punto es que prácticamente tengo un postgrado en “Vivir en tiempos de crisis: cómo sobrevivir con bajos sueldos y precios altísimos”, así que la crisis no es nada nuevo para mí. Así que mi esposo y yo participaremos en este éxodo, en esta Ola migratoria en reversa, saldremos de un país que tradicionalmente en el siglo XX fue receptor de inmigrantes españoles, italianos, portugueses, entre muchos otros, para ser un país emisor de emigrantes.
   Posiblemente sea el peor error de mi vida, pero no quiero quedarme aquí pensando ¿Qué tal si…? ¿Cómo nos hubiera ido si…? Qué pudo haber pasado si…? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario