Follow by Email, recibe cada entrada por correo

miércoles, 20 de noviembre de 2013

IMPRESIONES

Hola a todos,

Aquí seguimos mi marido y yo en Madrid. 

Últimamente ando con los ánimos por el suelo por todo lo que está pasando en Venezuela. Me da mucho dolor ver las noticias por internet y ver las imágenes de saqueo o de gente haciendo horas de cola para comprar un televisor. Viendo todo esto me doy cuenta de que nosotros éramos minoría allá :(.

Siento alivio de haberme ido de allá hace un año, pero a la vez tengo unos sentimientos de culpa por haber dejado a mis padres allá. Cada vez que llamo a mi madre por teléfono, ella siempre me dice: "Hija, gracias a Dios te fuiste, esto ya no tiene remedio". 
Por el tono de su voz sé que está sufriendo mucho. Por una parte ella está más tranquila porque ya sus dos hijas se han ido de Venezuela y no están viviendo ese desastre, pero a la vez le duele mucho el separarse de sus hijas de esta forma.  Ya mi hermana tuvo a su primer hijo y para mi madre el no poder estar cerca de su primer y único nieto es muy duro y doloroso. 

En fin, aquí sigo en Madrid trabajando y viviendo un día a la vez. En el trabajo nos han bajado el sueldo este año y nos lo quieren volver a bajar para Marzo. En varias empresas están haciendo lo mismo y en consecuencia ha bajado muchísimo el consumo...la economía está estancada. Para los que no tienen trabajo, el panorama es más oscuro. Conozco gente que busca y busca trabajo y no consigue nada.

Ya ha llegado el frío a Madrid y todavía no me acostumbro a estas temperaturas. Es una de las cosas que más detesto de aquí: EL FRÍO. Cualquiera pensaría: "¿cuál es el problema? enciende la calefacción". Lamentablemente no es tan sencillo. El invierno pasado encendíamos la calefacción y una factura del gas nos llegó en €200 y otra en €300!!!  Así que para esta temporada de frío nos toca aguantar y abrigarnos lo más que podamos dentro de casa. Pero se podrán imaginar que no es nada agradable dormir cuando dentro de la habitación hacen 13ºC :( 

Yo por lo menos tengo la opción de aguantarme el frío, pero mi hermana  tiene que encender la calefacción para que su niño no pase frío. Por esto ella ha llegado a pagar hasta  €400 de gas. 

De todos modos, por como están las cosas en Venezuela, muchos pensarán que no es justo que yo me queje de que estoy pasando frío aquí. Probablemente tengan razón. 


Por mi mente me ha pasado irme a otro país, pero todavía no sé para dónde. Creo que mi país ideal está en mi imaginación. 


Disculpen que esta entrada no aporte ninguna información útil; necesitaba desahogarme. 

Cuídense todos.

Clarissa