Follow by Email, recibe cada entrada por correo

martes, 21 de enero de 2014

CAMBIARSE DE PISO = MÁS TRÁMITES. PARTE II: LA MUDANZA

Hola a todos,

En esta oportunidad voy a contarles como siguió el proceso de cambiarnos de piso. 

Unos días después de firmar el nuevo contrato de alquiler, comenzamos la mudanza. 

Para mover todas nuestras cosas decidimos alquilar una furgoneta y nosotros mismos mover las cosas. 

Cerca de mi trabajo vi una furgoneta de alquiler aparcada y anoté los datos que aparecían en su carrocería. Llamé a esa compañía y me informaron sobre los costes, etc. También me dijeron que para poder alquilarla, el carnet de conducir debía tener una antigüedad mínima de 2 años... y aquí ya empieza el primer obstáculo. Yo conduzco desde 2005, pero al hacer el canje del carnet no me respetaron la antigüedad y me han puesto como fecha de expedición el año 2013. De todas formas el chico de las furgonetas me dijo que podía llevar a otra persona que sí cumpliera con este requisito para que firmara el alquiler. 

Y así lo hicimos: un sábado temprano en la mañana fuimos hasta el sitio de las furgonetas: http://www.furgorentmadrid.com/g2.htm y nos llevamos a mi cuñado (marido de mi hermana) para que alquilara la furgoneta y firmara por nosotros. Nos costó el alquiler €65 + €300 que había que dejar en depósito. 

Adivinen a quién le tocó conducir la furgoneta... pues a mí. Mi marido se desentendió por completo, pues "tiene años que no conduce transmisión manual, etc..." Yo igual tengo años sin conducir este tipo de vehículos, pero igual alguien tenía que conducir, así que el muerto me cayó a mí ;). 

Nada más tratando de sacar la furgoneta del sitio empezamos mal. Resulta que es de diesel y a los motores de diesel les cuesta arrancar. Nada más metía la primera velocidad y la furgoneta en vez de ir para adelante se iba un poco para atrás. 
Mi marido gritaba: ¡has metido retroceso!
Yo: ¡no, he metido primera, no sé por qué se echa para atrás!
Y al rato es que comenzaba a avanzar hacia delante. Qué estrés con la furgoneta, no se imaginan lo desesperante que el motor no reaccionase rápidamente, era un suplicio meter la primera velocidad. Cada vez que tenía que pasar un semáforo, le rezaba a Dios para que la luz no cambiara a rojo para no tener que frenar y así no tener que empezar de nuevo desde la primera velocidad. 
Y la cosa no mejoró al entrar a la autopista. La 4ta velocidad estaba de adorno, pues la furgoneta iba super lento, como si estuviera todavía en 2da. La gente me iba adelantando porque íbamos muy lento.  En fin, logramos llegar a nuestro destino y comenzamos a cargar la furgoneta con las cosas.

Aquí comienza la otra parte de la odisea: la cantidad de peroles que tuvimos que mover, y eso que no estábamos moviendo muebles, pues los pisos que alquilamos (el anterior y el actual) ya venían amueblados. Con todo y eso, movimos demasiados cacharros, era como si las cosas se fueran multiplicando. Cuando pensábamos que estábamos terminando, descubríamos que faltaba otro cacharro más por empacar. Lo mismo con la ropa, así que aprovechamos la ocasión para apartar ropa para donar. A todo esto, hay que recordar que este edificio no tiene ascensor y tuvimos que bajar todo esto por las escaleras: subir, bajar, subir, bajar... 

Cuando por fin terminamos de montar todo en la furgoneta, nos fuimos al otro piso y comenzamos a descargar. Esta vez fue un poco más llevadero, porque en el nuevo edificio hay ascensor. Igual ya estábamos molidos de cargar tantos peroles, la espalda no la aguantaba más. 
Al final de ese día terminamos de descargar todas las cosas, pedimos una pizza y luego fuimos a entregar la furgoneta. Unos pocos días después me hicieron el reembolso del depósito en la tarjeta de crédito. 

Ese día fue uno de los más largos de mi vida, pero al final logramos hacer la mudanza nosotros solos y sentimos una gran satisfacción. No puedo decir lo mismo de nuestras espaldas ;). 

En el próximo post seguiré contándoles el resto de toda la odisea de la mudanza. 

Namaste!

Clar. 

2 comentarios:

  1. Hola buen dia. Encuentro muy interesante tu blog. Estoy planificando ir a vivir a España. tengo nacionalidad italiana y me voy sin trabajo, sin embargo estuve leyendo que hay algo denominado "paro" que me puedes comentar de eso? tengo que haber trabajado para poder solicitar esa ayuda?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Coromoto,

      Te informo que el "paro" se refiere al desempleo como tal. Por ejemplo: en España hay mucho paro. También el término "paro" puede referirse a la ayuda económica que reciben los desempleados cuando quedan en el paro. Esta ayuda la reciben solo las personas que han cotizado en la Seguridad Social por al menos dos años y solo tienes derecho a cobrarla si te han despedido. Si tú renuncias a tu trabajo, no tienes derecho a cobrar el paro.
      Yo por ejemplo tengo menos de un año trabajando en España, por lo que si me despiden justo ahora, no podré cobrar el paro.

      Además, uno no puede cobrar paro infinitamente, tiene un límite. De verdad no sé por cuántos meses o años se puede cobrar paro, pero dependerá de cuántos años de cotización lleves acumulados.

      Espero haberte ayudado.

      saludos

      Clarissa.

      Eliminar